Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 14 de febrero de 2010

Actualidad económica 4

Mi última reflexión acerca de la actualidad económica tratará de ser menos árida, para ello he decididdo que no existe una mejor manera de explicar la crisis que con una "historia basada en hechos reales". Puede que no sea una historia quesalga en los periódicos, pero desde luego es una história y esta mas que relacionada con los temas tratados en las últimoas 6 o 7 actualizaciones.

Nuestra história comienza alrededor de Abril/Mayo del 2009 cuando una de las empresas más grandes de España, una multinacional, llamó a la puerta ofreciendo comprar una cantidad importante de los productos de la empresa.

Si esa operación saliera adelante, sería la venta más gorda del año, casi de la historia de la empresa, una Pyme con muchos años en su negocio pero una Pyme de las miles y miles que hay en España, cinco trabajadores y todos, menos uno, familiares. Además, en tiempos de crisis, cualquier venta es buena y, si se pudiera abrir la puerta de un cliente muy grande pues hay que intentarlo.

Después de semanas de negociaciones y de exigencias por parte del comprador, incluyendo una reducción importante de los precios, se llega a un acuerdo en precio y en condiciones de pago a 90 días que, para una Pyme que tiene que pagar los productos inmediatamente, es mucho tiempo esperar.

No obstante, deciden ir adelante y, poco después, reciben el contrato que, aunque no cambió el precio acordado, exigían unas condiciones de pago de seis meses, sin pagos iniciales ni nada. Tu les das tu producto inmediatamente y ellos no sueltan nada de nada durante 180 días.

Es que hay que entender y aceptar que las empresas grandes tienen sus procedimientos y condiciones y no pueden cambiarlos para acomodar a los pequeñitos, incluso para cumplir con acuerdos que ellos mismos habían aceptado. Así lo presentan.

Bueno vale, adelante, esperaremos recibir todo en un pago después de los 180 días, es decir, el 26 de diciembre de 2009. Como el cliente es grande, seguro que se podrá descontar la factura con el banco aunque el coste reducirá aún más el margen. Se acuerda con el banco los gastos y, por precaución, se extiende el descuento hasta primeros de enero….nunca se sabe.

Los productos se envían sin problema y el cliente está encantado.

Cuando llega el 27 de diciembre, el día después de los 180 días estipulados, la cuenta demuestra que el pago no se ha recibido y, tras repetidas llamadas, a la Pyme se le informa que es práctica de la empresa no efectuar pagos en diciembre y todos los pagos debidos en diciembre se efectúan el 15 de enero del año siguiente. Problemas de cierre del año y presupuesto para el año siguiente, etc., ya sabes, lo de empresas grandes. ¿Eso no lo sabían cuando aceptaron las condiciones y firmaron el contrato?

Llega el 16 de enero del 2010 y el pago tampoco se ve reflejado en la cuenta. ¡Ahora si que hay un problema! Aquí está una pequeña empresa pendiente de recibir un pago importante, un pago que cancelaría el descubierto con el banco, y este ahora está pidiendo que se devuelva su crédito. Después de repetidas llamadas durante un par de semanas entre la Pyme y la multinacional nada pasa y el banco ha suspendido todas las líneas a la Pyme.

Al final, resulta que la multinacional necesita la firma del presidente para poder efectuar la transferencia. ¡Una multinacional de las grandes, con muchos millones de facturación y de beneficios y necesita la firma del presidente para autorizar el pago de una factura caducada de miles! Además, parece que el presidente no está disponible ya que el pago no llega y no pueden confirmar cuándo llegará.

Por suerte, el propietario de esta Pyme tiene un familiar trabajando en un puesto más o menos importante en la multinacional y, tras unas llamadas de auxilio, con la ayuda del familiar, se consigue el pago, más de un mes después de lo que acordaron en el contrato.

Ahora están esperando nerviosos el pago de otra empresa de las grandes que cumpla con su compromiso de pago, otra vez, después de los 180 días exigidos.

En estas páginas hemos hablado hace tiempo de que la forma más impactante de conseguir una mejora de la situación financiera y de liquidez de las pequeñas empresas y, por consiguiente, en el tejido empresarial más importante, es que las facturas se paguen lo antes posible o, cómo mínimo, que se paguen. Además, si no se paga a tiempo, debería haber penalidades importantes y deberían ser facilmente ejecutables. Y, en general las muiltinacionales deberían poder ser llevadas a juicio por incumplimiento de contrato sin el temor a que te den una patada en el culo y nunca vuelvas a poder hacer un trato con ella. Pero claro, ¡que nadie me toque mi multinacional! dirán los gobiernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario